CÓMO REDUCIR EL CONSUMO DE AGUA EN EL HOGAR

El agua es un recurso muy valioso, imprescindible para la vida, y debemos usarlo con responsabilidad; te proponemos una serie de consejos para alcanzar un consumo más eficiente

 

El agua es fuente de vida y un recurso imprescindible, sin embargo, no es inagotable. La FAO estima que en el año 2030, cerca del 20% de los países en desarrollo tendrán dificultades para acceder al agua. Además, el aumento poblacional hará que la demanda se incremente en torno a un 50% a mediados de siglo. Por este motivo, no es de extrañar que las Naciones Unidas y otros organismos, tanto internacionales como nacionales, se estén esmerando en concienciar a la población acerca de la importancia de hacer un uso responsable del agua para reducir los desequilibrios hídricos en el mundo.

El ahorro en el consumo no entiende de fechas ni circunstancias, y sí de estar sensibilizado con las prácticas sostenibles y el cuidado del medio ambiente. Hacer un uso eficiente del agua empieza en nosostros mismos. Por ello, proponemos una lista de consejos para reducir el consumo a través de sencillos gestos.

El reto en el baño

  • Llena un cubo o recipiente con agua de la ducha mientras esperas a que alcance la temperatura deseada. Luego podrás usarla para fregar o regar las plantas.
  • Cierra el grifo mientras te enjabonas las manos o te lavas los dientes.
  • Llena moderadamente el lavabo al afeitarte en lugar de dejar correr el agua.
  • Coloca una papelera en el cuarto de baño para evitar usar el inodoro como basura.
  • Dúchate en lugar de bañarte y cierra el grifo mientras te enjabonas. La ducha gasta menos de la mitad de agua.
  • Utilizar cisternas ecológicas o de doble carga para descargar únicamente la cantidad de agua necesaria. Si no, coloca dos botellas llenas de agua dentro de la propia cisterna.
  • Instala economizadores o aireadores en los grifos y en la alcachofa de la ducha. Reducen el caudal y la diferencia es inapreciable.

El reto en la cocina

  • Descongela los alimentos en el frigorífico. No lo hagas bajo el agua. Ahorrarás en gasto y ganarás en sabor.
  • Utiliza la lavadora con la carga completa y el programa adecuado. Recuerda que las lavadoras a media carga gastan más o menos la misma cantidad de agua a carga completa.
  • Compra electrodomésticos ecológicos. Además de agua, ahorrarás energía.
  • Utiliza el lavavajillas siempre que puedas y a carga completa. Y cuando friegues los platos a manos, nunca lo hagas dejando correr el agua; primero enjabona y más tarde aclara.
  • Coloca una jarra en el frigorífico en vez de dejar correr el agua para que se enfríe. Siempre tendrás agua fresca sin gasto adicional.
  • Reutiliza el agua sobrante de las jarras o la que usas para hervir huevos o lavar verduras. Con ellas puedes regar tus plantas. Además, les aportarán nutrientes y crecerán más sanas.
  • Cierra levemente la llave de paso de la vivienda. No apreciarás la diferencia y ahorrarás una gran cantidad de agua diariamente.
  • Repara los grifos cuanto antes si detectas pérdidas o fugas.

El reto en el jardín

  • Diseña un sistema de riego acorde a las necesidades de tu jardín. Por ejemplo, usando sistemas automáticos de riego por goteo.
  • Cuando riegues por aspersión, diseña correctamente la posición de los aspersores, su caudal y la zona que cubren.
  • No riegues en las horas centrales del día, en las que las temperaturas son más altas, para evitar la evaporación del agua.
  • Diseña el jardín con la menor superficie de césped posible pues el consumo de agua de mantenimiento es muy elevado. Una buena alternativa puede ser la instalación de césped artificial.
  • En caso de disponer de césped, intenta que la altura de corte sea alrededor de los 5 centímetros para mantener así un grado de humedad adecuado en la zona de la raíz.
  • Suministra el riego próximo a las raíces de las plantas.

El reto en la piscina

  • No vacíes la piscina durante los periodos de inacividad. Tápala y realiza un mantenimiento preventivo de forma periódica. El agua del vaso puede mantenerse durante más de 5 años.
  • Instala un sistema de depuración de circuito cerrado.
  • Coloca una cubierta solar  para evitar la evaporación mientras no haces uso de la piscina. Esto supone un ahorro en agua y en desinfectante.
  • Revisa con frecuencia la instalación: te permitirá detectar las fugas y repararlas con mayor rapidez.
  • Si tienes ducha junto a tu piscina, es conveniente que esté dotada de pulsador automático o infrarrojos.